miércoles, 29 de agosto de 2007

Dr. House (Me gusta cuando habla porque está como ausente)


Empecé viendo la serie porque un buen amigo me la recomendó una y otra vez. Como todo lo que sabía debatir era acerca del último capítulo, tenía dos opciones: dejarle de hablar o verlo sólo por una vez y explicarle por qué me parecía que ya debía buscarse una vida. Para mi sorpresa, me topé con un personaje cuya misantropía no necesita justificación alguna. Así que he aquí las frases que más me gustan y aparecen en su página oficial (medio españolizada, pero qué le vamos a hacer). Y si no lo ven, no se pierden de nada bueno... Sigan añorando Dinastía...

Dr. House: “El 30% de los padres no saben que están criando al hijo del otro”.
Dr. Foreman: “He leído que la paternidad falsa no pasaba del 10%”
Dr. House: “Eso es la cifra de las madres”.

Doctora Cuddy: “¿Has vuelto para ver a una paciente?”
D. House: “No, a una puta, me da mucho más morbo aquí que en casa”.

Al día siguiente:
Directora Cuddy: “¿Qué tal ayer con tu puta?”
Doctor House: “Me alegra que me preguntes. Dijo que hace años había pensado en ser directora de hospital y…”

(A un paciente) ) “…¿Preferiría un médico que le coja la mano mientras se muere o uno que le ignore mientras mejora? Aunque yo creo que lo peor sería uno que te ignore mientras te mueres…”

(A una paciente embarazada, cuando le da la noticia de su embarazo, que ella al principio confundía con un engorde raro)
Dr. House: “Tiene usted un parásito”.
La embarazada: “¡¡¡¿¿¿Tengo la solitaria???!!!”
Dr. House: “No, tiene uno de esos parásitos que salen a los nueve meses. Normalmente las mujeres se encariñan con ellos, les compran ropitas, les llevan de paseo y les limpian el culo”.

La misma paciente embarazada: “Tengo que hacerle un regalo”.
Dr. House: “A veces el mejor regalo es la gratificación de no volver a verla”.

(House a una residente que le dice que está leyendo un cómic mientras habla con ella): “Y tú estás enseñando las tetas con ese top tan escotado. Oh perdona, creí que era un concurso de obviedades, soy muy competitivo”.

(Un paciente explica al doctor House una operación que le han hecho): “Una historia fascinante ¿Ha pensado en adaptarla para el teatro?”

(Los médicos que atienden a un político deciden abrirle el cerebro): “Será difícil, lo sé, porque los políticos tienen la costumbre de no llevarlo puesto”.

(A un senador negro que teme no llegar a presidente si se rumorea que tiene sida): “Si le da igual, no llegará a ser presidente. No la llaman la Casa Blanca por el color de la pintura”.

(Discutiendo con Cameron sobre un paciente): “Ponle inmunoglobina ya. Si mejora gano yo; si muere, tú”.

(House entra en el despacho de la directora del hospital) “¿Sigue siendo ilegal hacerle una autopsia a alguien vivo?”

(Wilson está en la consulta con una paciente y House quiere que salga): “¿Se muere? No, pues que espere”.

(Su equipo le pregunta por qué va a arriesgar la vida de una niña con una nueva operación): “Es que Wilson está pesado con darle otro año de vida para despedirse de su mamá. Debe ser tartamuda, la pobre”.

(House habla por teléfono con su madre y Cameron le pregunta quién era): Angelina Jolie. Yo la llamo mamá, la pone cachonda.

(House, tras ver el expediente de un paciente que acaba de ingresar): ¿Usted es Taddy? Me encanta el nombre, si alguna vez tengo un perro…

(Wilson y House hablan sobre un paciente): Es negro ¿es porque está muy sucio o porque es de origen africano?

(El amigo de un enfermo que también sufre una erupción se niega a ir al hospital porque está muy ocupado): Dile que la erupción es carnívora, que su vida pende de un hilo y que el próximo plato del menú son sus pelotas.

(House está en casa de Stacy ayudándole a fregar los platos cuando de repente entra el marido y pregunta qué está pasando): “¡No es lo que parece! Parece que estamos fregando los platos pero en realidad estamos teniendo sexo”.

Ésta es la receta de la vida del Dr. House:

"Rechace las opiniones de los demás aunque piensen lo mismo que usted" o

"La sabiduría no consiste en aprender de los errores, si no en lamentarse por ellos".


Igual que él, me gustaría tener una rata por mascota, pero dudo que mi gata la quiera conservar entre la comida y la cena...

3 comentarios:

Fernando Gil dijo...

A la fecha, no he visto un sólo capítulo de Dr. House... pero leyendo sus citas, sé que me encantaría.

¿Será que el sarcasmo se vuelve adictivo?

AzulAlbanta dijo...

El sarcasmo es lo de hoy, me cae!!!

J. Roberto Cruz-Arzabal dijo...

Gran post!, me declaro adicto de la acidez del Dr. House, a veces quisiera tener el ingenio o la mala leche de ese buen hombre. Por cierto (dato inútil que se puede sacar en los silencios incómodos), ¿sabías que el padre del ratoncito cursi llamado Stuart Little es nada menos que Dr. House?, en fin.
Gracias por el comentario en mi blog, aunque debo decir, sin falsa modestia, que algunos de los mejores posts son los que recopilo de otros lados; creo que si algo tengo (esta va sin modestia) es ser un buen lector.

Saludos